martes, 19 de julio de 2011

¿Y por qué no hacemos algo en el salón?

¿Y por qué no hacemos algo en el salón?


¿Cuánto dinero dedicas al año a mantener tu coche, y cuánto dedicas a mantener tu casa? Es decir, ¿cómo cuidas tu coche y cómo cuidas tu casa? O cuánto tiempo, atención, cariño… les dedicas a cada uno.

Porqué llevamos el coche al taller por un pequeño raspón, o porqué somos tan exigentes al ir a un restaurante o a una tienda, y al llegar a nuestra propia casa nos conformamos con cualquier cosa…

 Tenemos que tener muy claro QUÉ queremos (y qué tenemos), y luego ya pasar al CÓMO lo hacemos.




Pequeñas intervenciones como abrir un hueco en un tabique permitiendo que llegue luz natural a un pasillo oscuro, unir espacios con grandes puertas correderas en vez de con “la típica puerta”, separar la cocina con vidrio… o simplemente convertir una pared en una estantería adaptada a nuestras necesidades, son intervenciones controladas que, con poco dinero, pueden hacer que cuando llegues a tu casa te sientas como en un pequeño Palacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario